"Evitar los problemas que debes enfrentar es evitar la vida que tienes que vivir."
Paulo Coelho

lunes, 3 de mayo de 2010

Y si hubiera...

¿Quién me dice que alguna vez no soñó con volver atrás en el tiempo? Volver a un año concreto en el que recuerda claramente ser feliz, o a ese día que cambió su vida para siempre. ¿Quién no soñó con deshacer entuertos, con evitar dolores causados a otros por nimiedades? ¿Quién no soñó con volver y hacer cosas que en su momento no hizo por falta de experiencia, por falta de valor... por ignorancia, ceguera o inmadurez? ¿Quién no se arrepiente de nada?



Sí, es un bonito sueño...un ejercicio que nos lleva a lamentarnos por un pasado que ya no podemos cambiar. No me atrevo a definirlo como un ejercicio inútil, porque después de todo, creo que nos enseña algo. Nos enseña a recordar bien las cosas que hicimos y no deberíamos repetir, y las que sí. Pero a su vez nos torturan las elecciones que hemos hecho, incluso las que estábamos más seguros que eran acertadas en su momento. Nos atormentan los...”y si hubiera hecho esto, y si hubiera sido así, y si hubiese elegido aquello otro...¿aquella otra persona?”


Pues, ya no sirve de nada lamentarse, aunque lo pensemos de vez en cuando. Lo que sirve es, utilizar esa experiencia que tenemos hoy, (entiéndase por experiencia, todas las veces que hemos metido la pata con anterioridad al momento actual) y hacer mejores elecciones, hoy. Hay que hacer mejores elecciones para el mañana, olvidarnos de los prejuicios que tenemos, de los esquemas que se nos han grabado a fuego por años de repetirnos lo mismo, por años y años de escuchar consejos ajenos en vez de seguir los nuestros, de escuchar los sermones de todos aquellos que creen saber mejor que nosotros cómo debemos vivir nuestra vida, de no seguir nuestros instintos… de pensar muchas veces en complacer a otros en vez de a ti mismo.

No se pueden hacer elecciones siempre pensando en que a alguien no le gustará lo que hagas, en que vas a decepcionar a otros, en que de alguna forma le harás daño a alguien… esto es la vida, siempre habrá alguien a quien no le guste lo que hagas y a su vez, otro te hará a ti lo mismo. Alguien te hará daño a ti también, para compensar, para mantener las cosas en equilibrio. No sé si esto es a lo que llaman karma. Si es así, debe existir y si no, habría que inventarlo.

En cualquier caso, a veces hay que serenarse, alejarse un poco de los problemas y mirarlos con perspectiva desde una posición más calmada, más fría si se quiere. Tomar decisiones en momentos de calentura, sea cual sea el tipo de calentura, ya sea un cabreo monumental o el mejor orgasmo de tu vida, no es bueno.


Tenemos que preparar un proyecto, como si fuéramos a presentárselo a un cliente, solo que esta vez el cliente, somos nosotros. Hacer una lista, si es necesario, de los pros y los contras de lo que queremos hacer, de lo que nos costará ese nuevo cambio en todos los sentidos en nuestra vida, y no hablo precisamente a nivel económico, que también vendrá ese cambio, por supuesto, pero si es algo que ya damos por descontado y no nos importa, pues una cosa menos de la que preocuparse. Y leer atentamente, cada una de las cosas que hemos escrito, que hemos pensado, ser sinceros del todo con nosotros mismos de los riesgos que queremos correr y de los que no y una vez leído todo, repetir… y respondernos sin pensar en nadie más. Nadie puede vivir la vida por nosotros, nuestra vida es la única posesión segura que tenemos, hasta que la muerte decide visitarnos y eso puede ser en cualquier momento.

Así que aún, cuando compartimos esta vida con otros, esos que amamos, admiramos, entendemos… y un largo etcétera y nuestra empatía nos lleva a ponernos en su pellejo, no somos nadie para tomar decisiones ajenas ni para que nadie se meta en las nuestras. No se puede ver a través de los ojos de otros, sencillamente no se puede. Se intenta no cometer los mismos errores de otros viendo lo que hacen, para terminar luego nosotros cometiendo otros distintos, nadie se libra de esto. Nadie es perfecto y el que lo quiera intentar, que sepa de antemano, que está condenado al fracaso y a la locura.

Así que si mañana, resulta que sí se pudiese viajar atrás en el tiempo (cosa ciertamente imposible pues estoy segura de que con los errores que se cometen siempre en el sector servicios, ya nos habríamos encontrado algún turista perdido en el tiempo xD) la persona que tomaría esas decisiones, sería la de hoy, la que ha pasado por muchas cosas en todos esos años, una persona que ya no piensa igual y que después de analizar su vida actual, le parece que en el fondo y a pesar de lo sufrido, perdido, ganado, amado, sentido, llorado y deseado… está todo bien, aún cuando ya sepa y comprende, que no se vive permanentemente en la felicidad.

Toma las riendas de tu vida hoy y no lo dejes para mañana. Sonríele a la vida, seguro que te devuelve la sonrisa. Enfréntate a ella desnudo, sin corazas... te irá mejor, peor, igual, pero serás tú, sin más.

14 comentarios:

  1. Si no cometiéramos errores, nunca aprenderíamos. Las decisiones que tomamos forjan nuestra personalidad. Hay una teoría que dice que con las decisiones que no tomamos hay un universo paralelo. En cualquier caso, el libre albedrío es inherente a nuestra condición humana.

    Saludos, Lisset.

    ResponderEliminar
  2. Óscar, que me gustaría que no hubiese que cometer errores para aprender... ay. Y por un día no me importaría visitar mi universo paralelo.... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A todos nos ha pasado alguna vez, pero cuando el pasado nos atormenta y se vuelve obsesivo se hace patológico. Si sólo es recordar tiempos anteriores, no está mal, incluso existe un ejercicio que se llama recapitulación y que es ideal para deshacernos de todos esos momentos o vivencias que nos afectan en nuestro camino por la vida, que debes feliz y fructífero.

    ¿A quién no le gustaría visitar ese universo paralelo? Yo me apunto, aunque en mi imaginación ya he construído algún que otro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Amigo José, ya hacía algún tiempo que no te pasabas por aquí :) Me alegro de verte, paisano. Sí, el pasado atormenta a veces hasta el punto de que se convierte en algo patológico y por tanto, en algo nada bueno. Aún así creo que ante la toma de nuevas decisiones, no está mal hacer eso que llamas, recapitular y seguir. Yo también he construido mi propio universo paralelo en mi imaginación y en él... pero sigue sin quedarme claro si en ese universo sería más feliz que en éste. :)

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que somos lo que hicimos, lo que omitimos, lo que reímos y lo que lloramos ayer. Y no nos debe atormentar, es experiencia. Pero donde realmente SOMOS es hoy.

    Y hoy... es así. Me sale así. Y lo disfruto así.

    Más adelante, ya se verá.

    (En la facultad me llamaban Scarlett. Esa es mi filosofía intemperante... "ya me lo pensaré mañana")

    ResponderEliminar
  6. ana, sin duda, somos HOY :) Me gusta tu intemperancia, pero eso ya lo sabes. Muchos besos, Scartett :**

    ResponderEliminar
  7. Somos lo que somos, con nuestras luces y nuestras sombras. Y me gusta como eres ahora.

    ResponderEliminar
  8. No hay vuelta atrás... para que darle vueltas.
    Mejor meditar antes de realizar algo y después asumir el éxito o fracaso.

    Muy interesante amiga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Vivir es ante todo dejar atrás, pero también aprender a recordar los errores y olvidar los escasos aciertos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Leticia, gracias.

    emilio, cierto, no hay vuelta atrás y esperemos que lo que hagamos, sea un éxito. Un abrazo y gracias por la visita.

    Juan Carlos, anda que me animas con lo de los escasos aciertos jajaja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Cito la lectura de unas hojas llenas de palabras:

    En vano es lo que aporta poco, aquello que no merece la pena. Lo cierto es que por regla general se puede prever lo que resultará en vano. En vano es lo que resulta poco sensato.
    .......(partes del texto no citadas)
    Así a menudo es en vano lo ruidoso, también lo grandilocuente, el cascarón vacío.
    .......
    En vano son los sueños sin los esfuerzos que los hacen realidad. De hecho, ningún esfuerzo mantenido aún contra obstáculos hasta llegar a su objeto, ese en vano.
    .......
    .......
    En el camino hay cosas que parecen en vano porque su tiempo se hace esperar. Pero lo correcto y lo esencial tiene un largo aliento. En este sentido sólo puede ser en vano el corto plazo.
    .......
    Nunca es en vano el agradecimiento por un esfuerzo. Lo continúa hasta el éxito pleno. Nunca es en vano la espera paciente hasta que aparezca el resultado que necesita tiempo.
    ........
    ........
    ¿Cómo escapar de lo vano? Modestamente, con la mirar en la medida que permanece.
    ........
    Si le sirve, es vana la pregunta por lo vano.
    ........
    La mirada clara reconocer enseguida lo que tiene futuro y lo que no.
    ........
    ........
    Vana es toda preocupación por lo que sigue a nuestra vida, pues todo lo anterior resulta obsoleto al cabo de un rato y prescindible para lo nuevo. Por valioso que fuera lo anterior, lo nuevo lo supera.
    Vanos son todos los pensamientos sobre qué hubiera pasado si... Ni fue ni será.
    Nunca es vana la mirada al paso siguiente.
    .......
    Nunca es vano el cariño por el detalle. Requiere todo la atención. Él nos mantiene en lo cercano y lo posible.
    .......
    ¿De qué he hablado? De nuestra vida y del plazo que nos queda por vivir. Es cierto que así también llegará a su término, pero nunca en vano. Llegará a su término con plenitud y, con ésta, lo que nos hemos esforzado en ella. ¿Seguirá algo de ella después? ¿Acaso nos importa?
    ..........


    Hasta aquí cito.

    Lo sé, es un poco largo.

    : )

    Un saludo. Hugo

    ResponderEliminar
  12. No importa que haya sido largo, es fantástico. Me quedo con este consejo: "En vano son los sueños sin los esfuerzos que los hacen realidad. De hecho, ningún esfuerzo mantenido aún contra obstáculos hasta llegar a su objeto, ese en vano. En el camino hay cosas que parecen en vano porque su tiempo se hace esperar. Pero lo correcto y lo esencial tiene un largo aliento. En este sentido sólo puede ser en vano el corto plazo." Gracias por tus escritos, como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Vivir es conocer, y conocer es aprender... ya sea de nuestros aciertos o de los errores... pero aprender.

    es bueno mirar atrás y hacer "examen"... aunq creo q no deberíamos desear cambiar algo sino aprender de ello :)

    a veces está genial hacer las reflexiones personales.

    un saludo

    Alma

    ResponderEliminar
  14. Dices que no se vive permanentemente en la felicidad. Discrepo: la mayoría cree que la felicidad no existe, sólo meros instantes de gozo que se insertan entre los avatares del día a día. Tengo, como todos, mis alegrías y mis penas, pero soy feliz y, pese a que a veces me queje (demasiado), no cambiaría mi vida. Es perfecta tal y como es. Esas sombras que todos tratamos de olvidar la hacen aun más bella. No me arrepiento de nada y he hecho, te aseguro, auténticas barbaridades. Sin embargo, todos mis desatinos me han convertido en quien soy y me han encaminado hacia un sendero que ya creía vetado. Con esperanza y confianza se llega a cualquier sitio. El horizonte es luminoso.

    ResponderEliminar

Atrévete, libérate, cuéntame...¿Y tú qué crees? ;)